La Divina Comedia de Dante Alighieri, Resumen Completo
La Divina Comedia de Dante Alighieri

La Divina Comedia de Dante Alighieri es un poema épico , Dante, el Peregrino (su alter ego), viaja a infierno y el purgatorio para llegar el cielo. Su viaje quiere mostrar a los lectores acerca de los problemas del pecado y la gloria del cielo.

El poema está estructurado en tres secciones:

El Infierno de Dante, el peregrino será guiado a través del infierno, donde será testigo de las almas trastornadas y sus castigos por haber pecado.

El purgatorio, aquí el peregrino conocerá las almas en penitencia, aquellas que serán juzgadas por sus pecados, limpiando sus impurezas para buscar la salvación hacia el camino del cielo.

El paraíso, el peregrino al llegar al cielo, camina por los distintos planetas habitados por santos, y ve la verdadera gloria de Dios, siendo testigo de esta grandeza regresa a la tierra para escribir este mismo libro.

La Divina Comedia, Historia:

La Divina Comedia de Dante Alighieri es una narrativa compleja con muchas alusiones a historias bíblicas, mitos clásicos, historia y política contemporánea por lo que es recomendable siempre leer una edición comentada o tener a mano un buen análisis de la obra. Por otro lado, el simbolismo de la trama celebra el ideal del universalismo, donde todo tiene su lugar en el mundo de Dios, y su meta final de salvación triunfa sobre la realidad contemporánea de la lucha de poder entre líderes mundanos y religiosos.

De acuerdo a los críticos e historiadores, La Divina Comedia comenzó a ser concebida por Dante, justo después del destierro de su amada Florencia, por lo que algunos han destacado los aspectos autobiográficos que pueden intuirse en la crisis vivencial del Dante de esta obra, quien según afirma se encontraba en la “mitad del camino” en una selva oscura. Igualmente, sus líneas constituyen uno de los acopios más ricos y profundos en cuanto a simbología y arquetipos universales.

Estructura:

En La Divina Comedia de Dante Alighieri la estructura de toda la obra, así como de sus partes, simboliza la historia que cuenta, como lo demuestra el uso de los números. El número 3 (símbolo de la Trinidad: Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo) y el número 10 (el número “perfecto”: 3 × 3 + 1) son los ejemplos más llamativos. La Divina Comedia tiene tres cánticos o partes diferenciadas (Infierno, Purgatorio y Cielo). Cada parte tiene treinta y tres cantos, con la excepción del primer canto, que tiene treinta y cuatro cantos, sumando un total de cien (el número perfecto al cuadrado: 10 × 10). Cada canto está escrito en terza rima, es decir, en tercetos que riman de manera entrelazada.

EL INFIERNO

Aquí se encuentran, entre lamentos de dolor y de ira, las “gentes que vivieron sin gloria ni infamia”, mezcladas con los ángeles que no se rebelaron contra Dios, pero no por lealtad, sino para evitar las consecuencias de tomar partido en la lucha entre el bien y el mal. El cielo los rechaza porque no hicieron nada bueno y el infierno también, porque no hicieron nada malo. Su tormento es que nadie se acuerda de ellos, no tienen esperanza de morir y no tienen nada que hacer en su pobre vida, desdeñados tanto de la justicia como de la compasión. Dante está condenando aquí, en particular, a sus compatriotas que, al contrario que él, evitaron tomar partido en los conflictos políticos de su tiempo anteponiendo su bienestar al bien de su ciudad.

También están allí los pusilánimes, desnudos, acosados por avispas, moscones y gusanos. Entre ellos estaba “quien hizo por cobardía aquella gran renuncia”, sin duda el Papa Celestino V.

El Infierno es un enorme valle cónico y está dividido en nueve niveles o círculos, cada cual más profundo y estrecho que el anterior. Para llegar hasta él hay que cruzar el río Aqueronte, y las almas lo hacen en la barca de Caronte.

EL PURGATORIO

El monte Purgatorio es una gran montaña rodeada de agua, la más alta de la Tierra, la única tierra del hemisferio austral, justo en las antípodas del monte Calvario. Dante sale del túnel en una playa desierta, donde se encuentra con Catón (el que se suicidó en 46 a.C. para no caer en manos de César). Es el vigilante del Purgatorio. Las ánimas llegan hasta allí en barcas pilotadas por ángeles.

El Purgatorio se divide en siete círculos, en cada uno de los cuales se castiga uno de los pecados capitales.

  • Círculo primero: Aquí purgan su pecado los soberbios, arrastrándose por el suelo oprimidos por grandes pesos.
  • Círculo segundo: a los envidiosos, que tienen cosidos los ojos.
  • Círculo tercero: Destinado a los iracundos, envueltos en una nube de humo.
  • Círculo cuarto: Estan los perezosos, que no dejan de correr.
  • Círculo quinto: Destinado a los avaros. Aquí están el Papa Adriano V y Hugo Capeto.
  • Círculo sexto: Destinado al pecado de la gula. Los golosos no pueden comer ni beber, aunque tienen alimentos ante ellos. Allí está el Papa Martin IV.
  • Círculo séptimo: El círculo donde los lujuriosos son consumidos por el fuego.

EL PARAISO

También aparece dividido en varios niveles:

  • En el cielo de la Luna están las almas de quienes no guardaron sus votos.
  • En el cielo de Mercurio están las almas que amaron la gloria humana. Dante encuentra allí al emperador Justiniano.
  • En el cielo de Venus están los espíritus amantes.
  • En el cielo del Sol están los sabios. Dante encuentra aquí, entre otros muchos, a santo Tomás de Aquino, san Alberto Magno, san Isidoro de Sevilla, san Anselmo de Canterbury, etc.
  • En el cielo de Marte están las almas de los héroes y los mártires. Entre ellos están Carlomagno, Roberto Guiscardo y Godofredo V, el duque de Lorena que dirigió la primera cruzada y fue elegido rey de Jerusalén.
  • En el cielo de Júpiter están las almas que se distinguieron por su justicia, como el Emperador Constantino I.
  • En el cielo de Saturno están las almas dadas a la vida contemplativa, como san Benito, el fundador de la orden Benedictina.
  • En el cielo de las estrellas fijas residen los ángeles, la virgen María y los apóstoles.

Por encima de estos ocho niveles está el cielo cristalino, es decir, la bóveda celeste, que es el primer móvil que transmite su movimiento a las demás esferas y a la Tierra.

Pero Dante descubre que esta gradación del Paraíso no es real, sino que en realidad todas las almas se encuentran en el cielo empíreo, inmóvil, situado fuera del cielo cristalino, y que las distintas almas se le han mostrado en estratos para que pueda comprender los distintos grados de felicidad. Una última ascensión, bajo la guía de san Bernardo de Claraval, lleva a Dante a contemplar al propio Dios.

– Si quieres leer la biografía del autor visita el siguiente ▶ Enlace

– ¿ Te gustaría leer resúmenes como este ? visita el siguiente ▶ Enlace

Comparte y siguenos en las redes sociales!
La Divina Comedia de Dante Alighieri, Resumen Completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies